Cuida tu “salud financiera”

Cuida tu “salud financiera”

Cuida tu “salud financiera”

Todos los días las personas se enfrentan al desafío de manejar su dinero. Diariamente, con el dinero que se tiene se compra bienes, como alimentos o ropa y se paga por servicios, como el transporte público, el agua, la luz, el teléfono, entre otros.
No importa cuánto dinero se tenga, se puede aprender a administrarlo mejor. Si se administra lo mejor posible y se es consciente o sensato de cómo se gasta, se puede obtener mejores resultados.
Al igual que las empresas, que tienen un plan financiero; es importante que las personas o las familias también tengan su plan financiero.
Estos consejos te ayudarán en tu planificación:
1) El primer paso para realizar la planeación financiera es establecer objetivos financieros, es decir, especificar QUÉ se quiere lograr. Por tanto, una meta financiera implica perseguir un objetivo en un periodo de tiempo. Identificarlo implica distinguir entre lo que realmente se necesita y lo que se desea, en el entendido que las necesidades representan a todo aquello que se requiere y que resulta indispensable para vivir; en cambio, un deseo es algo que se pretende o anhela, pero no es indispensable para vivir.
2) Ser consumidores sensatos. El consumo sensato significa evaluar si lo que se piensa comprar realmente es necesario y de serlo así, comprar aquello que brinde el mayor beneficio a un precio menor.
3) Establecer prioridades: es importante recordar que los recursos son limitados, razón por la cual resulta necesario aprender a definir en qué gastar primero y qué es lo más importante para cada persona o familia.
4) Antes de ir de compras, decidir qué es lo que se necesita o desea. Vale la pena preparar una lista de compras, y ajustarse a ella para evitar gastar más de lo planeado.
5) Realizar un análisis costo‐beneficio: el análisis de costo‐beneficio se refiere a evaluar los beneficios que se tendrá contra los costos a enfrentar al adquirir un producto o servicio. Este análisis se realiza comparando características de las opciones en el mercado sobre precio, cantidad, calidad, peso, fecha de caducidad, empaque y garantía de compra, escogiendo la mejor alternativa.
6) Preparar un presupuesto personal o familiar; esto implica planear cómo será distribuido el dinero de acuerdo a las necesidades personales o familiares. Distribuir los ingresos permite clasificar los gastos y aprovechar de manera más eficiente el dinero.
7) Tener un plan de ahorro. Guardar una parte del ingreso significa que se está ahorrando. Se debe comprender lo importante que es separar una parte del dinero cuando se recibe, 10% o más, aunque esto implique un esfuerzo, ya que si se espera ver cuánto sobra después de cubrir los gastos principales, uno se puede dar cuenta de que, generalmente, es muy poco dinero o hasta llega a hacer falta.
8) Ahorrar desde jóvenes, comprar activos financieros y conservarlos, y diversificarse. Resulta muy beneficioso, establecer vínculos con instituciones financieras (bancos, financieras, cooperativas de ahorro y crédito y casas de bolsa o intermediarios bursátiles). Si se ahorra desde joven, se le permite al dinero el tiempo para crecer, y si se mantiene invertido el dinero en una gama de activos, éstos generan rendimientos y aumentan la riqueza. Asimismo, recordemos “no poner todos los huevos en una sola canasta”, ya que resulta conveniente tomar una variedad de activos a efectos de acumular riqueza minimizando los riesgos.
9) Compartir los planes financieros en familia, si el grupo familiar hace el esfuerzo conjunto de ajustar los gastos y destinar el dinero al ahorro desde un principio, la posibilidad de generar e incrementar el ahorro se convierte en algo real.
10) Ser disciplinado y ordenado financieramente. Nadie nos obliga a cumplir nuestras metas, nosotros mismos las trazamos. Recordemos que son “nuestras”. De la consistente práctica del ejercicio de la disciplina, ésta se vuelve “hábito”.
Acerca de la Semana Nacional de la Educación Financiera
Del 3 al 9 de marzo se ha declarado como “Semana Nacional de la Educación Financiera” y en consecuencia durante toda esta semana se realiza la Campaña Nacional de Educación Financiera Más Vale Saber. Educación de Bolsillo, impulsada por el Comité Nacional de Inclusión Financiera. La Fundación Amcham forma parte de esta campaña a través de actividades e iniciativas durante todo el mes de marzo.

Dejar un comentario