Programa Bi – Alfabetización de Adultos

Programa Bi – Alfabetización de Adultos

El Programa de Bi-alfabetización Guaraní-Castellano sobre Género y Organización Comunitaria para la Producción, la Salud y la Educación es ejecutado en conjunto con el Ministerio de Educación y Cultura.

El mismo es financiado con el apoyo de numerosas personas y empresas aportantes que le permiten a la Fundación Cámara de Comercio Paraguayo Americana contar con los recursos para llevar adelante anualmente la alfabetización de cientos de personas en los departamentos de San Pedro, Concepción y Caaguazú.

La Fundación cuenta con el apoyo financiero y la coordinación de los miembros de la Asociación Rural del Paraguay – Regional San Pedro.

Este Programa es una propuesta innovadora de bi-alfabetización integral de adultos, basada en temas de desarrollo productivo y microempresarial, protección del medio ambiente, equidad de género, derechos civiles e indígenas y salud comunitaria, con énfasis en salud reproductiva.

Resultados cuantitativos:

PARTICIPACION Y LOGROS, COOPERACIÓN DE LA FUNDACIÓN DE LA CÁMARA DE COMERCIO PARAGUAYO AMERICANA

2.005 2.006 2.007    2.008(*)  TOTALES
Alfabetizados/as 100 650 1.270 1.581 3.601
Bi-alfabetizadores/as 5 33 81 106 225
Centros educativos 5 33 81 106 225
Coordinadores/as 1 3 7 10 21
Departamentos 1 2 3 2          –
Emp. auspiciantes 6 22 25 27          –

(*) Fecha estimada de finalización del periodo académico: septiembre 2009.

Resultados cualitativos:

Avances significativos en la lecto-escritura, en guaraní y en castellano.

Cambios de actitud en las mujeres, reflejados en una mayor apertura, participación, manifestación (sin temores) de sus opiniones, dudas y expectativas; aumento de su capacidad de reflexión sobre la vida personal, familiar y comunitaria. Asistencia de mujeres a Centros de Salud para atenciones médicas sobre Control Pre¬natal, PAP, infecciones y otros.

Fortalecimiento de las relaciones interpersonales. Capacidad para comunicarse en forma oral, en ambos idiomas, de participantes entre 15 y 75 años de edad.

Retención de la matrícula en un 75%, especialmente de mujeres que se sienten identificadas con la propuesta bi-alfa en temas como la sexualidad y el lugar de la mujer en la familia y la sociedad, entre otros.

Participación en las diferentes actividades de la comunidad como festivales, exposiciones y ferias. Conformación de organizaciones vecinales y comités en varias comunidades.

Trabajo de los coordinadores con autoridades e instituciones locales, regionales y nacionales; ONGs y OGs. (Intendencias, Centros y Puestos de Salud, Empresarios Ganaderos, etc.).

Ejecución de proyectos productivos como: confección de bolsos, bordados, pinturas sobre telas, elaboración de productos de limpieza y medicamentos caseros.

Testimonios

– Mujeres y varones participantes:

“Yo tengo 12 hijos, de los cuales 5 viven conmigo y los demás emigraron a la capital del país en busca de mejores oportunidades. Es la primera vez que estoy asistiendo a un centro educativo”. Hilda Maldonado (50), Santa Rosa del Aguaray, San Pedro.

“Yo tengo 69 años, recibo cartas y dinero de España; tengo dificultades para retirar mi giro porque no sé leer ni escribir. Por ese motivo estoy estudiando en el centro”. Marcelo Duarte, Itacurubi del Rosario, San Pedro.

“Yo nunca asistí a la escuela; ahora lo hago y soy líder entre mis compañeras del curso. Yo propuse realizar una feria de comidas típicas para que el grupo pueda tener su propio fondo”. Evangelista Rodríguez (50), Santa Rosa del Aguaray, San Pedro.

“Luego de 65 años estoy retomando los estudios; tuve que abandonarlos al culminar el 1º grado. Gracias al apoyo de mis compañeros estoy asistiendo a las clases de bi-alfa y también estoy aprendiendo a leer y a escribir, sólo dejo de asistir a mis clases cuando me siento enfermo o muy cansado”. Eleno Báez (74), San Antonio, Concepción.

“Yo tengo 81 años, soy ama de casa y estoy asistiendo al curso. Me gusta hacer bromas y divertir a mis compañeras. Gracias a que participo en las clases estoy recordando muchas cosas que ya las había olvidado, además estoy aprendiendo a leer y a escribir en guaraní”. Hermenegilda Valdez, San Antonio, Concepción.

“Yo tengo 9 hijos y soy ama de casa; lo que más me costó fue superar la vergüenza y timidez que me ocasionaba el hecho de tomar un marcador y realizar mis primeros trazos. Actualmente ya estoy escribiendo”. Germana Jara (59), Horqueta, Concepción.

“Yo soy madre soltera y tengo 6 hijos; lo que más me gusta del programa es que aprendí a leer, escribir y por sobre todo a firmar, esto me ayuda en cualquier actividad laboral que desee realizar”. María Ester Paredes (47), San Alfredo, Concepción.

– Bi-alfabetizadoras y Bi-alfabetizadores:

“La mayoría de los participantes no contaba con ropas y frazadas durante el invierno. Mediante la autogestión se consiguieron estos insumos con la colaboración de la Intendencia Municipal, los que fueron entregados a las familias más necesitadas del grupo”. Bi-alfabetizador Centro de Gral. Aquino, San Pedro.

“Lo que nunca han aprendido no es sólo la lecto-escritura sino más bien el trabajo en equipo (coordinado) y ahora lo están haciendo gracias al programa Bi-alfa”. Bi-alfabetizadora Centro de Choré, San Pedro.

“En este centro las participantes nunca han tomado un lápiz y un papel, hacerlo causó mucha emoción pero al mismo tiempo, trajo aparejadas las dificultades propias de esta situación”. Bi-alfabetizadora Centro de Choré, San Pedro.

“Las mujeres son muy habilidosas, elaboran diferentes materiales como jabones, remedios naturales, bolsos y carteras de telas recicladas para protección de sus materiales didácticos. Al lado funciona el Centro de varones, en el cual asisten los maridos de estas mujeres que también se destacan por sus trabajos en beneficio de la comunidad”. Bi-alfabetizadora Centro de Jhugua Po´i, Concepción.

“Están aprendiendo a leer y escribir sus respectivos nombres, lo que les llena de satisfacción. En las reuniones de padres, aplican sus conocimientos ya que deben estampar sus respectivas firmas”. Bi-alfabetizadora Centro de Paso Barreto, Concepción.

Dejar un comentario